Infierno

El Infierno lo planteamos como una sesión colectiva de improvisación que durante 5 horas reunió a más de 40 artistas en un mismo espacio transitado por público.

La sesión se dividió en 10 círculos que aparecen en el infierno de La Divina Comedia (anti-infierno, limbo, lujuria, gula, exceso y avaricia, ira y envidia, herejía, violencia, fraude y traición). Cada media hora se anunciaba el cambio de círculo y cada artista de manera individual o colectiva llevaba a cabo improvisadamente su interpretación de ese círculo.

Varias pantallas de televisión retransmitían en directo el trabajo de los diferentes artistas y con una realización en directo las diferentes disciplinas generaban una película en vivo que se podía ver en una gran pantalla. El resultado fue una experiencia inolvidable, tanto para los artistas como para los asistentes.